La colmena I

La abeja pertenece al orden zoológico de los himnópteros (insectos de alas membranosas).

Como todos los insectos, su cuerpo se divide en segmentos: cabeza, tórax y abdomen, sostenido por tres pares de patas, además de poseer dos pares de alas membranosas. El nombre científico de la abeja productora de miel es Apis mellífica L.

bee images 5

Abeja melífera

Las abejas viven en colonias ya que son insectos sociales; estas colonias se constituyen por una abeja reina, unos cientos de zánganos y miles de abejas obreras.

abejas00.jpg

Enjambre natural

Vamos a ver la función de cada casta:

 

La reina:

El tamaño de esta abeja es casi el doble que el de una abeja obrera, y su peso es 2,8 veces el de una obrera. Su principal función es la reproducción.

Los zánganos:

Son más robustos que las abejas obreras, pero no alcanzan la longitud de la reina. Su principal función es la fecundación de la reina.

Las obreras:

Estas, como su nombre indica, son las que realizan prácticamente todo el trabajo en la colmena, desde el cuidado y limpieza interior, hasta la búsqueda y recolección de néctar y polen.

echo-perder-miel-L-fjydaq

Existen más de 20.000 especies de abejas, y la mayoría de ellas no son sociales, pero nosotros nos referiremos en este post a las abejas sociales, ya que son las que tienen una relación directa con el hombre.

La colmena es el habitáculo construido por el hombre para las abejas. Se conoce que hace ya 5 o 6 mil años, existian colmenas primitivas de diferentes formas hechas de barro cocido; en la antigua Grecia, éstas eran de bronce; en Roma eran de madera; y en otros países, de paja trenzada recubierta de arcilla. Pero fue sobre todo en el siglo XIX que aparecieron variedad de nuevos modelos de colmenas.

colmena vasija barro

Colmenas en vasijas y en troncos

La colmena debe tener un espacio adecuado al número de individuos que la habitan. Su función principal es la de resguardar a las abejas del cambio de temperatura y humedad, mejorar la comodidad de las abejas en sus operaciones para lograr un menor esfuerzo y un mayor rendimiento, y sobre todo de facilitar al hombre, la manipulación del enjambre, que debe ser siempre con el mayor cuidado sin alterar el ambiente de la colmena.

Existen muchos modelos de colmena (la mayoría en desuso), y cada apicultor debe escoger aquella que se acomode mejor al clima de su zona, y dependiendo de su uso (particular o profesional).

Para uso profesional se recomienda Layens (mejor para apicultura trashumante), Dadant (mejor en climas con inviernos templados) o Langstroth (mejor para inviernos fríos).

 

Un saludo abejeros, ¡hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s